Las autoridades de la ciudad señalaron que la campaña de publicidad de la red social es ilegal, por lo que se planea eliminarlos y multar a la marca

La campaña de publicidad de Twitter retomaba tweets reales de la plataforma y las pintaba en las calles. Foto tomada de Internet con fines educativos.

Por Erick Gerónimo/Agencias

Twitter no es la primera ni la única marca que enfurece al ayuntamiento de San Francisco. La red social retomó los mejores 100 tuits de sus usuarios e implemento una estrategia publicitaria offline para enamorar a sus usuarios files. La acción comunicativa provocó que la marca fuese acusada de vandalismo y con una posible sanción económica. Uno de los oficiales del gobierno local apuntó que: “las calles de nuestra ciudad no deberían usarse como espectaculares para publicidad”

Una muestra de la visualización de la campaña en las calles de San Francisco. Foto tomada de Internet.

A pesar de las críticas, Twitter se disculpó y, además, reconoció su equivocación. Leslie Berland, directora de Marketing global, explicó que la intención de la campaña fue: “amplificar el sentimiento de los fans de Twitter, haciendo algo tangible y real”.

Según el estadounidense Philip Kotler, un experto en marketing que «la tarea del proveedor de servicios consiste en ‘manejar la evidencia’ para ‘hacer tangible lo intangible'». Twitter tuvo una idea novedosa, pero descuidó un elemento importante de la gestión de comunicación institucional: la realidad corporativa. Para Norberto Cháves, el marco jurídico permite a una marca establecer tonos y soportes informativos y publicitarios para divulgar su discurso.

Además de los grafitis, la empresa también incluyó publicidad en Digital Signage. Foto tomada de Internet.
Además, la empresa utilizó cartelería en paredes. Foto tomada de Internet.