Las abejas y su aporte al medio ambiente

0
209
Foto de internet

Por: Mónica Martínez

Según el Programa del Medio Ambiente de las Naciones Unidas las abejas forman parte de la biodiversidad, tienen un rol importante como polinizadoras y son esenciales para la supervivencia de muchas especies de animales y plantas.

Las abejas son parte de la biodiversidad e importantes para la salud de los ecosistemas, ya que desempeñan un papel clave en la cadena alimenticia y son esenciales para la supervivencia de muchas especies de animales y plantas.

La pérdida de abejas puede afectar negativamente la biodiversidad y contribuir a la desaparición de especies, así lo describe Miel Antonio Simón, apicultor artesano en Madrid, España. 

De acuerdo con Miel Antonio Simón, Apicultor Artesano, la importancia de las abejas se puede resumir en pocas palabras, “si no hay abejas, no hay cosecha” ya que la mayoría de las plantas de las que se depende el cultivo y los recursos son polinizadas por abejas silvestres y abejas melíferas, contribuyendo también a la propagación de las plantas y a la biodiversidad de los hábitats. 

¿Cual es la diferencia entre una abeja silvestre y una melífera?

Las abejas silvestres son insectos solitarios que hacen nidos en el suelo, en grietas en las piedras, mientras que las abejas melíferas anidan en colinas, conocido como enjambrar y viven juntas en una colmena. 

La contribución de las abejas es de suma importancia ya que mantienen la amplia variedad de seres vivos sobre la tierra y producen alimentos de alta calidad, por otra parte son esenciales para la diversidad de las plantas en todo el mundo, al momento de buscar flores y plantas que sean adecuadas para las abejas y que se pueden tener en casa se debe pensar primero en las especies autóctonas ya que las abejas locales se han adaptado a ella por años y las plantas exóticas les resultan raras y ajenas, las malas hierbas autóctonas como la ortiga, el espino y el cardo son fuentes extraordinarias de néctar para las abejas y para otros insectos polinizadores.

de la página de YouTube «EcologiaVerde«

Otras plantas que son respetuosas para las abejas son: aguileña, hierba lombriguera morada, madreselva, girasol, azafrán, lavanda, pulmonaria, lupino, flor de acerico, el manzano, zarzamora, hiedra, frambuesa, saúco, bonetero, espino, entre otras. 

Plantas que se pueden colocar en el balcón y son buenas para las abejas son los alhelíes, la capuchina, la verbena, la lobelia, la salvia silvestre y la boca de dragón ofrecen una rica recompensa para las abejas, también tiene hierbas favoritas como la salvia, el romero, la lavanda, el tomillo y la menta.   

Por otra parte tenemos las plantas del género Ipomoea son conocidas con el nombre de campanita o campanilla y se distribuye en las regiones cálidas del mundo y tiene auge en la región tropical de centroamérica, es una planta trepadora anual, caracterizada por su forma peculiar y sus vistosas flores color púrpura, rosas y moradas, de acuerdo con la Asociación Cooperativa de Comercialización, Producción, Ahorro y Crédito de los Apicultores de Chalatenango (Acopidecha)

La miel de campanilla, debido a su color, sabor y textura es una de las mieles que El Salvador tiene posicionadas en el mercado internacional y es conocida como una miel salvadoreña especial, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Ganadería de El Salvador, los apicultores de la Asociación Cooperativa de Comercialización, Producción, Ahorro y Crédito de los Apicultores en Chalatenango (Acopidecha) fortalecen su control de calidad en los procesos de producción de la miel. 

Acopidecha cuenta con 7,000 colmenas y una producción de 160 toneladas de miel, de la cual el 80% va a mercados internacionales, “El acompañamiento que le damos a estas iniciativas de los apicultores es para mejorar la miel que producen en los apiarios que tiene”, dijo el Ministro Óscar Guardado para el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Luis Hernández, gerente de Acopidecha, no solo es socio fundador de la cooperativa, sino también un apicultor convencido de que el sector es parte fundamental en la producción alimentaria, por la polinización, la conservación de las abejas y la protección de la flora, “La miel que se produce es pura, natural no hay ningún aditivo adicional porque se vende justamente como la abeja lo procesa, la miel pasa por una serie de análisis de laboratorio, luego de esos procesos es aprobada para ser exportada”, recalcó Luis en su entrevista con el Ministerio de Agricultura y Ganadería. 

El proyecto Mejora del Acceso a Mercados Globales y al Financiamiento para los pequeños apicultores, conocido como Fomento de la Competitividad para una Apicultura Sostenible (FOCAPIS), creó oportunidades para que los apicultores de El Salvador tuvieran accesos a mercados de mayor valor por medio del apoyo al proceso de certificación orgánica y al fomento de la diversificación de los productos derivados de la colmena.  

“Antes de involucrarme en la apicultura, yo no sabia ni como era una abeja. Mis padres son artesanos de hamacas y esa cultura me la transmitieron de pequeña. A los nueve años empecé a tejer hamacas, pero es muy trabajoso y con muy poca remuneración, por eso decidí buscar otras alternativas. Ahí me topé por primera vez con las abejas. Junto a las mujeres de mi comunidad comenzamos con cinco colmenas, gracias a la capacitación fuimos progresando. Pienso que es importante que el conocimiento circule a favor de toda la comunidad para que todas avancemos. Así fue en nuestro caso, empezamos produciendo solo miel, pero con apoyo de FOCAPIS, ahora la envasamos y comercializamos nosotras mismas. Empiezas a trabajar en una colmena, pero nunca sabes cuando vas a terminar, esta actividad te atrapa y te permite darle una mejor calidad de vida a tu familia y vecinos. Somos conscientes que para avanzar, de cada colmena deben salir tres nuevas para así multiplicar las oportunidades y el conocimiento para todos”, es la historia de Ana Lilian Pérez, apicultora de El Salvador, para el proyecto Mejora del Acceso a Mercados Globales y al Financiamiento para los pequeños apicultores.

Por todos los beneficios que las abejas aportan al mundo es importante poner en práctica acciones para ayudar a preservarlas como concientizar a niños, adolescentes y adultos sobre su importancia, expresar apoyo a los apicultores locales utilizando pesticidas que no las dañen y adquiriendo sus productos, entre otros, como recomienda el Programa del Medio Ambiente de las Naciones Unidas.