Según un sondeo a escala nacional, en el que participaron 322 personas representantes de los 14 departamentos, el miedo a la pandemia de COVID-19 está muy latente en nuestra sociedad. Los datos fueron recogidos y procesados por la cátedra de Géneros Periodísitcos del semestre 1-2020

Esta es una noche en la UCI del Hospital San Rafael donde pacientes y personal de salud enfrentan el COVID-19. Foto EDH/ Marvin Recinos/ AFP

Por: Norma Arriaza, Salvador Rodríguez, Sugey Ávalos, Karla Solís, Selene Díaz, Rodrigo Portillo. Estudiantes de Ciencias de la Comunicación de la Universidad José Matías Delgado. Editor: Carlos López Vides (Publicado en elsalvador.com)

Los estudiantes de la asignatura de Géneros Periodístico realizaron una investigación sobre el impacto que ha tenido el miedo de Covid en los salvadoreños. Para ello, tomaron como muestra a 322 personas, que representaban los 14 departamentos.

Un cuarto del año 2020 en confinamiento y más de 3 mil casos confirmados en El Salvador a causa del COVID-19, esto sin contar las innumerables noticias en todos los medios sobre nuevos contagios y muertes, consejos prácticos para tratar la enfermedad y desinformación constante en redes sociales, la población salvadoreña no solo ha sido afectada físicamente sino también psicológicamente.

La constante saturación de información ha generado ansiedad y sobre todo temor en los salvadoreños, el cual ha ido aumentando a lo largo de los casi tres meses de cuarentena.

Según un sondeo realizado a escala nacional para la cátedra de Géneros Periodísticos de la Universidad Dr. José Matías Delgado, enfocado en conocer las percepciones de los salvadoreños ante el virus, se confirmó que el 74.9 % de la población tiene mucho temor al salir y contagiarse de COVID-19.

Enfermedades mortíferas han afectado el país en otras ocasiones, enfermedades que han llenado de desconfianza a la sociedad sobre las medidas de precaución y cuidados, pero ninguna como el COVID-19 que no solo ha llenado de preocupación a El Salvador, sino al mundo entero, creando diferentes reacciones en cada uno, reacciones que se ven reflejadas en la estigmatización de la población que tiende a discriminar, creando una atmósfera de apatía.

Discriminados

El 70.8% de la población menciona que respeta, pero toma su espacio si saben de algún vecino que haya dado positivo con COVID-19, contrario al caso de Carolina Amaya, quien se vio afectada de una forma más directa tras recibir una petición de desalojo del lugar en donde residía.

Carolina tuiteó lo siguiente: “Después de llegar del hospital, donde se vive un ambiente tenso y de zozobra por la pandemia recibí un mensaje de la casa donde alquilo, de verdad me da tristeza que me hagan esto! Y entiendo la preocupación, pero me parece injusto que me pidan desalojar de un día a otro”.

La dueña de la casa le menciona la inquietud que sentía tras saber que su inquilina forma parte del personal que trabaja en primera línea combatiendo la pandemia. Ejemplos como este ponen en evidencia los estigmas que la población tiene y la discriminación que sufren los trabajadores, especialmente los del sector salud.

El Salvador es un país donde salir por necesidad es una opción válida, ya que hay que suplir las necesidades básicas, aun sabiendo que dentro de los mismos hospitales hay discriminación hacia el personal que está en primera línea, así lo afirman enfermeras y doctores, quienes aseguran sufren discriminación en sus trabajos, en supermercados y en sus lugares de residencia.

Un ejemplo de lo anterior es Claudia Servellón, enfermera, quien menciona haber sufrido discriminación en su colonia. “Hubo una ocasión que una señora me dijo que si atendía pacientes con COVID-19, porque si lo hacía ya los había fregado”, relata la profesional.

Las opiniones son diversas y aunque algunas personas reflejen inseguridades y discriminen al personal que se encuentra combatiendo la enfermedad en primera línea, hay otros que responden de forma diferente, ayudando a quien lo necesite y respetando a los héroes que ponen en riesgo su vida para salvar la de otros.

Durante la pandemia los salvadoreños se han acostumbrado a una nueva normalidad, aunque siempre existe incertidumbre ya que, como personas y parte de la sociedad, tendemos a preocuparnos por el futuro. Esto se refleja en el 91.3 % de personas quienes aseguran tener algún grado de temor de regresar a la vida laboral, personal y estudiantil tras cumplir el tiempo de cuarentena; casi el total de los entrevistados afirman que aún no están listos para enfrentar un nuevo estilo de vida fuera de casa por temor a contagiarse.

“No tengan miedo, no es la primera vez que nuestra civilización se enfrenta a algo como esto, se superó la gripe española y era más mortal”, opinó Daniel Servellón, arquitecto, quien piensa igual que muchos salvadoreños que consideran que aun en la dificultad de la pandemia hay que tener una personalidad empática y solidaria, sin discriminar a ninguna persona, sino por el contrario admirarlos.

Para la psicóloga clínica Ingrid Paola Guevara Córdova, dice que ha detectado cómo han reaccionado las personas ante esta pandemia, ya que es notorio el aumento significativo en sintomatología ligada a depresión y ansiedad, también ella considera que otro porcentaje ha mostrado su parte solidaria y empática, lo que es tomado a bien pero no les excluye de tener consecuencias en un futuro debido al confinamiento.

Pero apunta algo importante: “Durante la pandemia, la salud mental ha sido invisible a totalidad” por parte de las autoridades que han manejado esta situación.

“Somos un blanco fácil, pero sabemos que la Fuerza Armada nos necesita”

“Lo primero que me pasó por la mente cuando nos informaron que estaríamos al frente de la batalla contra el COVID-19 es que era contra mi vida, totalmente riesgoso porque soy hipertenso y tengo un cuadro con problemas respiratorios desde la infancia, varios de nosotros tenemos padecimientos que nos hace un blanco fácil para el COVID-19, pero sabemos que la Fuerza Armada nos necesita”, dice el militar, uno de miles que están en primera línea de la pandemia.

Había pasado un mes y medio, el destacamento no había sido equipado adecuadamente, no había mascarillas quirúrgicas, n95, viseras, alcohol gel en las instalaciones, desinfectantes adecuados para sanitizar constantemente, lo cual hacia un lugar inseguro estar dentro del destacamento, y estar fuera de el sirviendo al país era aún peor sin el equipo adecuado.

El personal de salud, doctores, dentistas y enfermeros no cuentan con equipo adecuado, tampoco se les ha impartido ningún tipo de capacitación sobre el nuevo virus, y tampoco se ha implementado un protocolo de salubridad para salir e ingresar al destacamento o atender al personal militar. “Es preocupante, en estos casi tres meses nunca han hecho pruebas a nivel de destacamento a médicos, enfermeros, y soldados”, dice.

A pesar de que las personas ya conocen los rostros de este valiente personal, soldado anónimo asegura nunca haber sentido ningún rechazo o señal de discriminación. “No nos hemos sentidos discriminados al contrario nos respetan”.

La valentía de este equipo es admirable por muchos y respetada por otros; sin embargo tienen temor y sienten diferentes emociones al estar de frente ante esta situación. “Mi miedo a diario es contagiar a mi familia, eso solo me hace ser excesivo en mis protocolos de salubridad que mantengo en el trabajo, en la calle y en casa; he sentido durante 3 meses diferente emociones, tristeza por no poder ver a mis hijos, miedo de contagiar a mi esposa, incertidumbre en cuanto al paro total de la economía, pero me levanto a diario siendo mas valiente que ayer para enfrentarme otro día a este enemigo, sabiendo que contribuyo como un granito de arena a mi gente”.


¡Qué nada te detenga! ¡Estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad Dr. José Matías Delgado!

¡Inscríbete al ciclo 2-2020! Los estudiantes del área de profesionalización de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación se aventuran en armar un especial sobre el COVID-19. La cátedra de Géneros Periodísticos es una asignatura que potencializa las habilidades de pensamiento crítico, decisiones estratégicas y formulación de propuestas con base a las competencias periodísticas. Atrévete a triunfar desde tu formación, sé parte de la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), de la Universidad Dr. José Matías Delgado (UJMD).