La higiene mental y poner en orden son los conceptos tratados en el poema del hondureño Justo Pastor Zelaya. La antropología, psicología y sociología coinciden que el ser humano es un ser integral, es decir, se desarrolla y se mueve en tres áreas claves: biológica, psicológica y social

Las ataduras kármicas entorpecen la evolución mental. De acuerdo con Fernández Ruiz (2013), nos dice que el organismo del ser humano es un complejo energético que enlaza con todo lo que le rodea y que el balance de la energía corporal depende de su conexión y armonía con el mundo.

Te dejamos este segundo ejercicio poético que reflexiona sobre la limpieza kármica como requisito para la expansión de la conciencia.

Cauces

Justo Pastor Zelaya Licona

La memoria del sentido histórico,

las semillas de amor sembradas en nuestro ser,

las pausas colmadas de quietud que se anidan

[en nuestra razón,

la inmensa diversidad

de francos detalles que nos rodean y nos animan

…pueden

elevar nuestra mente hacia las nubes de la pureza,

pueden llevarnos a deleitar

los jardines de las almas sabias,

pueden encauzar las meditaciones

y los rezos de las montañas

hacia la artística longitud de nuestros sueños,

pueden recrearnos en significaciones áureas.

 

El entendimiento de la armonía de los cielos

vivifica la odisea terrenal.

 

Desde las musitaciones de vuelos simultáneos

como nubes que se desprenden

de los vértices del firmamento

nacen difuminaciones dinámicas que alimentan

al corazón anhelante:

tañer de los ritmos de la vida que coronan

con alegría las distancias que llevan al interior de la

[consciencia.

Un abrir y cerrar

de días despertando aliento luminoso

en cada vivencia hasta consumir sin redondez

ni balanza ni medida alguna

el viaje de la existencia

en los cauces de la felicidad.