• Además de crear empleos y pagar impuestos, las empresas también trazan líneas estratégicas en medio ambiente, económico y social para mejor la calidad de vida de la sociedad. Aquí los secretos del arte de la Responsabilidad Social Empresarial

Por Luis Enrique Cerón Ruiz – Colaboración especial del gerente de Comunicaciones de la Fundación Empresarial para la Acción Social (Fundemas) y académico de la Escuela de Ciencias de la Comunicación

Alrededor del año 500 a.C., el famoso militar de origen chino, Sun Tzu, escribió uno de los documentos más influyentes sobre estrategia y táctica militar, conocido como: El Arte de la guerra. El libro que inspiró a Maquiavelo, Napoleón Bonaparte, Mao Tse Tung y a muchas figuras históricas. Esta obra no es exclusiva de la práctica militar, sino un tratado que enseña la estrategia suprema en el ámbito de los negocios.

History channel sacó un reportaje especial de Sun Tzu sobre El Arte de la guerra.

En esta ocasión, no hablaremos del ámbito de la guerra, sino al mundo empresarial, el que requiere de las mejores estrategias para diferenciarse entre los competidores. En este entorno, se desarrollaron diferentes acciones para crear, crecer y consolidar sectores productivos a escala internacional, contribuyendo así al desarrollo de las sociedades. Actualmente, la nueva visión de las empresas, que han adoptado la cultura del Responsabilidad Social Empresarial (RSE), está enfocada en la solución de necesidades económicas, sociales y medioambientales para consolidar vínculos armoniosos con sus públicos de interés.

Tomado de Expok con fines educativos

En El Arte de la guerra, Sun Tzu se basa en tres factores principales que deben de ser tomados en cuenta sí se desea lograr el éxito militar o en los negocios: el terreno, el enemigo y el clima. Para el caso de la RSE, se pueden identificar tres aspectos fundamentales que su combinación contribuyen a fortalecer la competitividad responsable de la empresa y estos son: los stakeholders, el entorno y rubro del negocio.

  1. Las Estrategias de RSE buscan fortalecer la competitividad de la empresa y deben de ser orientadas a satisfacer las necesidades y preocupaciones de los públicos de interés o stakeholders que toda empresa posee, que pertenecen a su zona de influencia, y que de alguna medida inciden en su operatividad. Estos públicos pueden ser internos como los colaboradores y accionistas o externos como las comunidades cercanas, los proveedores, el medio ambiente, los clientes, entre otros.
  2. Una vez identificados los públicos, es importante establecer sus principales necesidades y preocupaciones, que son orientadas y/o definidas por el entorno en el que se desenvuelven. Estas necesidades pueden ser solventadas a través de acciones concretas que permitan involucrar y vincular a la empresa con su solución, lo que le permite fortalecer los lazos de cooperación, cercanía y lealtad de los stakeholders con la empresa.
  3. Por último, la RSE es un imperativo estratégico y como toda estrategia deberá de estar vinculada al rubro de la empresa para que su efecto incida directamente en la operatividad y competitividad de la empresa. Al vinculas las estrategias de RSE al rubro de la empresa, le permitirá atender directamente las necesidades de sus públicos de interés a la vez que la empresa se beneficia.

Por ejemplo las empresas de índole agrícola pueden generar fuentes de ingreso para las comunidades cercanas a ellas al fomentar y desarrollar oportunidades de trabajo para estos miembros de la comunidad. Otro caso puede ser cuando las empresas pertenecientes a la industria de la construcción velan por garantizar las condiciones de salud y seguridad ocupacional para sus colaboradores o buscar alternativas que contribuyan a disminuir el impacto ambiental de sus operaciones, lo cual le permitirá el desenvolvimiento de la empresa un ambiente fuera de ausentismo, rotación laboral excesiva, escándalos, entre otros

Tomado de Alpina S.A. Su uso y reproducción es sólo para fines educativos. 

El arte de RSE se está convirtiendo en una cultura empresarial, que su incorporación en el ámbito de los negocios permitirá volver a la empresa en un agente competitivo en el mercado al cual pertenece y en un agente en beneficio del desarrollo sostenible del país en donde la empresa opera.