¿Son las comunicaciones una carrera para tontos?

Desde hace décadas vengo escuchando una frase, que hasta cierto punto me ha molestado y siempre me ha llevado a la reflexión, al ver como se ha vuelto un imaginario colectivo muy arraigado sobre todo en algunos círculos del ámbito académico, y que crece en nuestra sociedad.

0
504

Por. Amílcar Durán -Enero 2024

Desde hace décadas vengo escuchando una frase, que hasta cierto punto me ha molestado y siempre me ha llevado a la reflexión, al ver como se ha vuelto un imaginario colectivo muy arraigado sobre todo en algunos círculos del ámbito académico, y que crece en nuestra sociedad.

Muchos han creído la idea y la repiten cuando tienen la oportunidad, de que “estudiar una carrera referida a las comunicaciones es algo para personas con una capacidad intelectual baja” o inclusive decir “que muchos jóvenes toman la decisión de estudiar en el área de la comunicación, porque es más fácil que otras carreras”, hasta el que piensa “que el que esta en comunicaciones, es porque le anda huyendo a las matemáticas o asignaturas similares”; nada más alejado de la realidad que eso.

Cuando hablamos de “comunicación” no solamente nos estamos refiriendo al hecho de escribir, hablar o actuar frente a un texto, micrófono o videocámara respectivamente. (Que es lo que comúnmente las personas que desconocen de los procesos comunicativos, piensan) sino que vamos más allá de esos estereotipos, llegando a analizar, comprender, reflexionar y actuar para lograr eficiencia y eficacia a la hora de crear, trasladar, proyectar, validar y posicionar un mensaje en un determinado segmento de la población de un país o región, implica desarrollar habilidades críticas para comprender cómo se transmiten los mensajes, cómo se construyen las narrativas y cómo se influye en las opiniones.

En el ámbito académico educativo, las universidades han desempeñado un papel crucial en la comprensión, estudio y enseñanza de las comunicaciones. La inclusión de esta carrera en el currículo universitario ha evolucionado para abarcar una variedad de disciplinas, incluyendo la comunicación interpersonal, comunicación de masas, comunicación digital, lingüística, dominio de los medios de comunicación, uso de datos de manera cuantitativa y cualitativa, uso de plataformas multimedia, redes sociales y mucho más. Lo que nos lleva a asegurar que las universidades han jugado un papel importante en la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías de comunicación, así como en la formación de profesionales en el campo.

Pero si vamos a hablar, de porque las comunicaciones NO son una profesión para personas de cociente intelectual bajo, tendríamos que empezar a decir cosas tan básicas como, que las cámaras fotográficas funcionan bajo principios físicos fundamentados en el uso de la luz y la velocidad; el uso del espacio para lograr encuadres creativos y ángulos atractivos, si lo que buscas obtener es una imagen de calidad que “comunique”, principios que también aplican para lograr una buena producción audiovisual; y esto, aunque algunos no lo crean, es más complicado de lo que parece.

El comunicador mediante la creación, redacción y proyección de un discurso, puede cambiar la percepción del entorno, afianzar y posicionar ideas, así como cambiar la perspectiva sobre algunos modos de vida, reflejar la realidad de un país para que su población tome decisiones que definirán su rumbo en el futuro, ser el ancla del nacimiento y expansión de empresas, marcas, personajes e inclusive salvar, destruir y/o construir vidas; y eso tampoco es fácil como muchos creen.

Sobre la base; en parte, de los textos periodísticos, fotografías, infografías, videos y otros trabajos de carácter comunicativo, se ha venido contando y documentando la historia de los países en las últimas décadas; los comunicadores han sido fundamentales para decirle al mundo de dónde venimos y de qué manera llegamos a ser lo que somos como sociedad, en un proceso donde el “comunicólogo” se ha adaptado a los cambios tecnológicos que requieren los nuevos tiempos y adecuado a los requerimientos que se exigen.

En un mundo cada vez más conectado digitalmente, las habilidades de comunicación son altamente valoradas en el ámbito empresarial. Los profesionales de la comunicación desempeñan roles importantes en áreas como el marketing, las relaciones públicas, la gestión de medios sociales, el periodismo, la producción audiovisual y más.

Ahora, reto al lector, que con base en lo escrito anteriormente (que es muy poco, por cierto) reevalúe las frases de las cuales hablamos al principio y se vuelva a replantear la respuesta.