Periodismo de calidad, el gran reto para no fenecer

Como siempre, el profesor catalán Lluís Codina nos sorprende con su producción intelectual relacionada con los medios de comunicación, digitalización, reputación, marca, curación de contenidos, en definitiva. En esta ocasión, el pasado 11 de septiembre de este año, envió por correo (para los suscritos) y publicó en su blog el interesante artículo teórico-práctico: “Cómo mejorar la relevancia de los medios informativos: reputación, visibilidad y fidelización de la audiencia”.

0
408

Ricardo Chacón– Escuela de Ciencias de la Comunicación

Universidad Dr. José Matías Delgado9 de octubre 2023

Tal como lo plantea el mismo Codina en su introducción, las cuestiones de fondo para pretender que un artículo o un medio de comunicación sea relevante y no arrastrado por la vorágine de cuestiones superfluas y banales son tres: uno, la gestión cuidadosa del personal y los recursos para satisfacer las demandas de la digitalización; dos, la fortaleza de los vínculos entre reputación y lealtad; y tres, la poderosa relación entre visibilidad y tamaño organizacional.

“En última instancia los medios de comunicación enfrentan el desafío de garantizar que su personal y sus recursos aborden de manera efectiva la tarea de maximizar el alcance y al mismo tiempo garantizar un enfoque centrado en el usuario que pueda generar impacto social”, plantea Codina con una claridad meridiana.

Y es que la información, que por mares circula en internet y en las redes sociales, en su gran mayoría es de baja calidad y deficiente en su organización, ya no se diga en cuanto a sus fuentes. Por si fuera poco, tiene ninguna o casi ninguna relevancia, llenando simplemente el espacio digital con paja. Sí, pura paja. Y en no pocas ocasiones, esa paja envuelve noticias falsas o denigrantes para la persona.

Las llamadas noticias falsas (o fake news, si usted prefiere el anglicismo) suelen estar aquí y allá, y lo peor, consumidas por hombres y mujeres que carecen del pensamiento crítico mínimo para diferenciar el trigo de la cizaña.

La valía de un medio de comunicación es su producción de calidad, cumplir a cabalidad de debido proceso informativo, que parte de una sólida investigación, sustentada en datos y estos comprobados a través de un proceso expedito que incluye pesos y contrapesos. Además, y esto es clave, debe tratarse de información que sirva, que guste, que satisfaga los cada vez más exigentes requerimientos de los lectores. Y estos son personas cada vez más ávidas de información buena y útil.

Video de YouTube

Al igual que las campañas de publicidad falsas, por muy bonitas y agradables que sean, pueden engañar o engatusar al más ávido conocedor. Pero esto lo consiguen una vez. Sí, una tan sola vez. Porque cuando se descubre la falsedad, y la mentira sale a la luz, logran un desprestigio y nunca más serán tomadas en serio. Sucede exactamente lo mismo con la producción noticiosa de los medios de comunicación: tarde o temprano la información falsa sale a la luz pública y quien la difundió jamás vuelve a recuperar la confianza y la buena reputación.

Si gustas leer sobre el tema, y entrar de lleno al artículo completo de Codina, dirígete a este vínculo. Incluso puedes “bajar” la edición del autor: https://www.lluiscodina.com/decoding-news-media/