Scite, una nueva herramienta para la investigación

El Instituto para el Desarrollo de la Educación, de la Universidad de Monterrey, México, en la edición del 5 de junio del 2023, recoge un artículo sumamente interesante escrito por Melissa Guerra Jáuregui, sobre otra herramienta fruto de la Inteligencia Artificial: Scite.

0
611
Foto/escudodigital

De aquí y de allá, de esto y aquello, lo curioso y actual,

esto es Chispazos por el mundo

Ricardo Chacón

Junio 7 del 2023

Se trata de una herramienta que sin duda alguna vendrá a convertirse en un instrumento útil y muy necesario para los profesionales y estudiantes que quieran realizar una investigación. “Gracias a ella se puede descubrir, comprender, examinar, seguir y evaluar rápida y eficazmente la literatura existente, con el fin de facilitar el proceso de revisión, así como del análisis de la información”, dice parte del texto explicativo.

A grandes rasgos, es una herramienta de inteligencia artificial (IA) que ofrece una visión, ya sea cualitativa o cuantitativa, sobre cómo se citan las publicaciones científicas, agrega.

Foto/iat.es

De entrada, surgen al menos un par de cuestiones que ponen de punta los pelos de propios y extraños. Por un lado, la investigación la hará la inteligencia artificial, y entonces, qué hará el investigador. Y, por otro lado, el plagio y la copia se harán presentes.

Pues, no. Ni una ni otra, porque las herramientas de inteligencia artificial ni sustituyen al investigador, ni se han creado para hacer trampa en el trabajo académico. Simplemente, y este es el gran desafío para la educación de hoy, debemos entender que se trata de herramientas que facilitan, ayudan, contribuyen a que el investigador sea más productivo y le permiten realizar con mejor eficiencia su trabajo.

Tal como señala el artículo firmado por Guerra Jáuregui, “el funcionamiento de Scite radica en la construcción de una base de datos con Smart Citations. Esta integra por un gran acervo de archivos que se obtienen por acuerdos de indexación con varios editores (Wiley, Cambridge, University Press, etc.), así como por fuentes de repositorios de preimpresiones científicas, tales como arXiv, bioRxiv, and medRxiv”.

Pues bien: si quiere saber más sobre las fuentes y metadata de Scite, puede dar clic aquí. Y si quiere leer el artículo completo, pulse en el siguiente vínculo:

Este artículo del Observatorio del Instituto para el Futuro de la Educación puede ser compartido bajo los términos de la licencia CC BY-NC-SA 4.0