Karen Corado, graduada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, nos comparte una reflexión sobre la labor docente en el mundo virtual. La académica considera que el COVID-19 vino a marcar un antes y un después en la Educación Superior y que llegó el momento de desarrollar las competencias tecnológicas para seguir formando profesionales, desde la virtualidad

La educación en tiempos de Covid-19 vino a reestructurar la planificación didáctica. Hoy trabajamos desde aulas virtuales. Foto tomada de Internet

Por Karen Corado, colaboración especial. Graduada y docente de la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), de la Universidad Dr. José Matías Delgado (UJMD)

Cuando estudiamos comunicaciones, uno de los principios básicos que aprendimos es que todo depende del contexto y que lo único que no cambia es que todo cambia. Basado en eso, nos encontramos con la situación actual en la que la emergencia nacional a causa del Covid19 nos ha llevado a adoptar la educación a distancia a raíz de la suspensión nacional de clases presenciales.

Pero ¿qué sucede cuando no nos adaptamos con facilidad? Cuando nos encontramos con herramientas virtuales abrumadoras, y aún más, con personas que se rehúsan a la nueva modalidad, pensando en desertar, y no hablamos sólo de docentes, sino también de los estudiantes.

La buena noticia es que vivimos en la era digital, y que no es necesario sacrificar la calidad educativa, ya Internet nos ofrece una gran cantidad de herramientas para hacer de este cambio algo menos impactante. Y no, no hablo de las redes sociales, que, aunque son útiles, no deberían de ser el canal de comunicación principal en este proceso y mucho menos el WhatsApp, que si bien es muy útil, no ofrece nada formal; por tanto, ofrezco a continuación varios consejos para tomar, con mejor humor, todos estos cambios.

Si eres docente, te sugiero…

  1. Usa herramientas e-learning gratuitas para el aprendizaje. Entre otras se encuentran: Canva, en donde pueden realizarse infografías, revistas, posters, tarjetas, portafolios, etc. También está Cacoo, que es para elaborar mapas mentales. Prezi, para realizar presentaciones animadas creativas. Genially con la intención de hacer diapositivas interactivas. Powtoon, ayuda a elaborar vídeos animados. Padlet para hacer pizarras colaborativas, SoundCloud para grabar audios, etc. Esto también es útil para que los alumnos hagan sus tareas en esas plataformas. Tu mejor amigo en todo esto es YouTube, en él podrás encontrar video tutoriales de cómo usar todas estas herramientas en su versión gratuita.
  2. Mantén la menta abierta. Dar clases virtuales no es únicamente colocar un PDF y habilitar un foro de participación. Esto significa que debes encontrar la manera de estar con tus alumnos en diferentes maneras y momentos. Recomiendo usar la aplicación Zoom para hacer reuniones online en vivo con los alumnos, hay otras más, pero esa es propia para funciones como video conferencias y actividades sincromáticas (a tiempo real).
  3. Dale seguimiento a los alumnos. La educación virtual tiene dos pasos, uno el compartirle la clase y todos los recursos a los estudiantes, pero la otra parte es la de darles seguimiento. En la virtualidad el sentimiento de abandono es común, el alumno no debe llegar a sentir que está solo, él y su computadora, ya que debe haber acompañamiento real para el estudiante.
  4. El acompañamiento es vital. Así que en cuanto finalicen los plazos de entrega de las actividades, califícalos y dale a los alumnos una retroalimentación completa. Sí es posible elaborar una rúbrica de calificación, para que ellos puedan ver qué es lo que se va a calificar dentro de un proyecto.
  5. Motiva. La motivación es importantísima, tanto como el contenido que se imparte. El alumno quiere sentir que a su maestro le interesa su clase. Hay varias formas de conseguir la motivación: uno envía mensajes constantemente, sin acosar, sólo para recordar plazos de entrega, reuniones online, etc. También en los foros de participación, coloca mensajes de ánimo, recuérdales a tus alumnos la importancia de continuar su proceso de enseñanza, pues sus planes a futuro requieren que no abandonen los planes presentes.
  6. Graba vídeo clases.  Al ver al maestro le recuerda al alumno que todo esto es real, que hay una persona enseñando detrás de la pantalla, le da recursos para comprender mejor el tema.  Recomendaciones para grabarte en casa: busca una pared de un solo fondo, sin adornos, fotos familiares o plantas. Usa un buen tono, volumen y practica la impostación de la voz, busca un encuadre favorecedor y que el video dure entre 4 y 10 minutos. No muy largo ni muy corto. Elabora un guion de clase, puedes tenerlo a la mano, pero no lo leas, ya eres experto en el tema, solo que te sirva de guía. Crea un canal de YouTube para subir tus clases o compártelo como un recurso multimedia en tu aula virtual.
  7. Sé claro. Busca la forma de dejar muy claras las indicaciones de lo que desea que el alumno trabaje, de ser posible elabora una ruta de aprendizaje en el que se explique paso a paso todo lo que el alumno debe hacer durante la clase o la semana, dependiendo de cómo se haya planificado didácticamente la jornada docente.
  8. No es necesario dejar tarea para todo. Existen diferentes tipos de actividades: las asincromáticas y las sincromáticas, así como las sumativas (con ponderación) y las formativas (sin ponderación numérica). Mézclalas todas, no satures al alumno de demasiada tarea, que además de ser abrumador

Si eres estudiante, te recomiendo…

  1. Crea una rutina. Adáptate con el mejor de los ánimos. Levántate a una hora todos los días, date un baño, desayuna y comienza a trabajar.  Nada de quedarse en pijama, no comer, hacer desorden en la dieta, etc. Recuerda que comer sano y a las horas adecuadas mejora el metabolismo y te da ánimo para trabajar en tus clases. Y duérmete temprano, si te desvelas, al día siguiente no tendrás ganas de avanzar. Este tiempo de cuarentena no es vacación, debes proyectarte y dar prioridad a lo importante, ya habrá tiempo después para descansar.
  2. Muévete. No te quedes en un solo lugar, coloca tu computadora en un lugar con buena luz, buen aire y silencio para concentrarte. Pero que no sea siempre el mismo lugar, porque la rutina terminará por agotarte, busca diferentes lugares dentro de tu hogar, nunca el cuarto, porque te darán ganas de dormir. Puede ser el comedor, la sala, el patio, un tragaluz u otro sitio con las buenas condiciones ya descritas.
  3. Organízate. Actualmente no llevas 1 ni 2 materias en línea, sino todas las de tu carga académica. Por tanto la planificación es vital para salir con todo.
  4. Se respetuoso y paciente. Recuerda que tus docentes también han tenido que adaptarse rápido a toda esta situación. Compréndelos y no los juzgues o señales, de a poco todos nos adaptaremos a la situación e iremos encontrando las formas idóneas para continuar con las clases de la mejor manera.

Por último, los animo a los docentes y a estudiantes a no rendirse, debido a que esta situación no durará para siempre, pero sí nos ha enseñado lo importante de estar preparados para improvisar y continuar.  Nos hizo darnos cuenta de que la era virtual llego no como una moda, sino para quedarse.

La educación online es lo de hoy, piensen en todo esto nos preparó para el futuro, en donde podrán sacar posgrados, maestrías, doctorados, etc. en otros países sin tener que salir de su tierra. Saquen lo positivo de todo y confíen en que Dios siempre está en control.


¡Hay que construir el futuro profesional con pasión! ¡Estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad Dr. José Matías Delgado!

¡Inscríbete al ciclo 2-2020! Karen Corado es una profesional exitosa graduada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Actualmente, es fotógrafa independiente y catedrática en modalidad virtual en nivel de Educación Superior. Las competencias comunicativas que Karen adquirió en nuestra escuela le hacen valer para construir un legado en positivo. é parte de nuestra comunidad y atrévete a triunfar desde tu formación en la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), de la Universidad Dr. José Matías Delgado (UJMD).