Monseñor Óscar Arnulfo Romero ya es santo. Su canonización trajo esperanza y regocijo a los salvadoreños que, desde hace 38 años, esperaban el reconocimiento de su martirio.  Mira la muestra de productos periodísticos tras el célebre evento religioso

Una producción televisiva de Monseñor Romero hecho por la Sede del Vaticano

Por Diandra Mejía (texto) y Germán Adriano Hernández (reportaje televisivo)

Hablar de la vida de Óscar Arnulfo Romero conlleva acercarse a un período conflictivo en la historia de El Salvador y de América Latina. Romero tuvo un carácter tímido y reservado, pero profesó el amor por el hombre pobre, al criticar la violencia de militares y guerrilleros en la sociedad civil. Claro, sus denuncias constantes le acarrió la etiqueta de cura comunista.

Su muerte por “odio a la fe”, según reveló el Papa Francisco, en 2015, lo convirtió en mártir, allanando su camino hacia la beatificación y luego a su canonización.

Tomado de El Diario de Hoy con fines académico

Martirio: un comunicador nato asesinado a sangre fría

“Puede decir usted, si llegan a matarme, que perdono y bendigo a aquellos que lo hagan. De esta manera se convencerán que pierden su tiempo. Un obispo morirá, pero la Iglesia de Dios, que es el Pueblo, nunca perecerá”. Monseñor Oscar Arnulfo Romero

La Asociación Católica Mundial para la Comunicación (SIGNIS), en colaboración con el  Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, convocó en Roma a periodistas, comunicadores y estudiantes de comunicación para reflexionar sobre la defensa de la verdad que hizo Monseñor Óscar Arnulfo Romero. El recuento del asesinato del ahora santo fue relatado entre los presentes.

El 24 de marzo de 1980, Monseñor Óscar Arnulfo Romero fue asesinado por un escuadrón armado mientras oficiaba misa en la capilla del hospital de cáncer Divina Providencia de San Salvador, en los días previos al estallido de la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

Todo pareció fríamente calculado. Romero falleció durante la eucaristía, el momento más sagrado del rito religioso. Sus últimas palabras hicieron eco y todavía seguirán recordándose. Su muerte marcó no solo a los que fueron testigos oculares de su martirio, sino a toda la feligresía católica que dio inicia a la búsqueda de la verdad.

“Que este cuerpo inmolado y esta sangre sacrificada por los hombres nos alimente también para dar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí, sino para dar conceptos de justicia y de paz a nuestro pueblo. Unámonos pues, íntimamente en fe y esperanza a este momento de oración por Doña Sarita y por nosotros”. (Sonó el disparo)

Después de estos hechos la búsqueda por esclarecer este hecho ha sido una larga tarea, una investigación de muchos años, pero su muerte sirvió para unir a muchos creyentes que vieron en la partida de su líder espiritual la oportunidad de alzar la voz por el pueblo sufrido y marginado.

En la ponencia realizada, el cardenal Gregorio Rosa Chávez profundizó en la faceta de comunicador y que ahora es “un santo sin fronteras religiosas ni ideológicas”. Destaca el Obispo auxiliar de San Salvador que Monseñor Romero fue “un hombre de gran carisma y empatía, que no dudó utilizar los medios de comunicación como la radio para difundir y potenciar el mensaje de Cristo con sus profundas homilías y mensajes que el pueblo escuchaba a través de las ondas”.

Ejercicio de reportaje televisivo hecho por la Escuela de Ciencias de la Comunicación para recordar la formación, martírio y santidad de Monseñor Óscar Arnulfo Romero

Júbilo en El Salvador durante la beatificación de Romero

El 3 de febrero de 2015, el Papa Francisco autorizó la promulgación del decreto de la Congregación para las Causas de los Santos que declaró a Óscar Romero mártir de la Iglesia, asesinado por odio a la fe ? La ceremonia de beatificación, presidida por el cardenal Angelo Amato se llevó a cabo el 23 de mayo en la Plaza El Salvador del Mundo.

“Su opción por los pobres no era ideológica, sino evangélica” dijo Amato a los miles de fieles durante aquella misa de beatificación. En El Salvador, la figura de Romero todavía genera reacciones encontradas y divide opiniones. La Conferencia Episcopal salvadoreña pidió que la beatificación de Romero sirva para unir al país.

A finales de 2017. se enviaron a Roma testimonios de un posible milagro atribuido a la intercesión de Monseñor Romero, el cual fue estudiado. ? El 7 de marzo de 2018, el Papa Francisco autorizó la canonización, aceptando el milagro de sanación total, irreversible, y sin secuelas, de la salvadoreña Cecilia Flores, quien, en 2015, después de tener a su tercer hijo, sufrió de Síndrome de Hellp, una rara afección que la llevo al borde de la muerte.

San Romero: el primer santo de El Salvador

Desde la Plaza de San Pedro, Santa Misa presidida por el Papa Francisco con Canonización de los Beatos: Pablo VI, Oscar Arnulfo Romero Galdámez – Francisco Spinelli – Vincente Romano-María Catalina Kasper-Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús – Nuncio Sulprizio. Al término oración del Ángelus

La Prensa Gráfica a publicado un especial sobre la canonización de Monseñor Romero. Así se desarrolló la misa

Impacto mediático de Monseñor Romero en la prensa internacional

“San Romero de América: El Salvador tiene su primer santo” se lee en el encabezado del portal de la cadena de noticias CNN en español. Por su parte, El País, de España, realza: “La iglesia masacrada sale del olvido con la canonización de monseñor Romero”.

La cadena noticiosa British Broadcasting Corporation (BBC Mundo) ha publicado una serie de artículos sobre Monseñor.

The Washington Post, The Guardian, Huffington Post, Vatican News, El Comercio, Reuters y Voz de América se sumaron a la cobertura periodística.

Maderas de periódicos nacionales sobre Monseñor Romero: 14 de octubre