Manuel Velasco, catedrático de la asignatura Literatura Aplicada a las Comunicaciones, fue elegido por el Consejo Directivo Escolar (CDE) del Centro Escolar Caserío El Melonal, La Unión, para que la biblioteca escolar llevase su nombre

Manuel Velasco, quien es académico y escritor salvadoreño, recibió un homenaje por parte de la comunidad educativa de La Unión por su labor cultural. Fotografía cortesía.

Por Tu Espacio

Desde esta semana, los estudiantes del Centro Escolar Caserío El Melonal en Conchagua, La Unión, cuentan con su biblioteca. Un espacio acogedor creado para que sus escolares tengan la oportunidad de incrementar su conocimiento, a través de la lectura y consulta de una centena de libros seleccionados para hacer volar su imaginación.

La biblioteca fue donada por el Fondo del Milenio (FOMILENIO II), como parte de las acciones que realiza para contribuir al mejoramiento de las condiciones educativas de los centros escolares de El Salvador.

El Consejo Directivo Escolar (CDE) del centro escolar decidió que la biblioteca llevara el nombre de un escritor salvadoreño joven, para que sus estudiantes conocieran su labor y obra. Fue así como se eligió a Manuel Velasco, docente hora clase de la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), quien es autor de Itinerarios de vida. Palabras de un lector (2015) y dos más en coautoría: Técnicas de expresión oral y escrita (2002)  y ¡Abra palabra! A propósito de la expresión (2004).

“Como miembro del consejo educativo propuse a Manuel Velasco, quien es autor del libro Más allá de las letras, texto con el que están capacitando a todos los docentes del país de educación básica, un escritor joven que está produciendo en la actualidad”, afirmó Germán González, docente del Centro Escolar Cantón Los Ángeles, miembro del sistema integral.

La biblioteca Lic. Manuel Fernando Velasco tiene como actividad más fuerte el club de lectura, que es parte de un sistema integrado donde los seis centros escolares que lo conforman se visitan entre sí para leer juntos y compartir lo aprendido. El equipo está formado por un docente, dos padres de familia y cuatro estudiantes. Estos últimos, también, tienen participación activa en el club dirigiendo la lectura e interpretando con sus compañeros lo leído por medio de dibujos, escritos u otro tipo de producción.

“Me encanta leer. Me gusta enseñarle a los niños que no pueden para que aprendan cómo se hace”, dijo Bryan Josué Izaguirre, miembro del club y estudiante del Centro Escolar El Melonal.

Otra de las funciones de la biblioteca será compartir sus textos con los centros de estudio que carezcan de una, lo que permitirá convertirla en una biblioteca itinerante. La intención es despertar el hábito de la lectura entre la población estudiantil y padres de familia.

“Soy un convencido de que leer es lo más hermoso que puede pasarnos en la vida. Una vez aprendemos a leer, nada nos puede detener. El lema de la biblioteca debería ser prohibido no tocar”, expresó Manuel Velasco durante sus palabras de agradecimiento en la inauguración de la biblioteca escolar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.