Ropa de segunda mano: amigable para el medio ambiente y tu bolsillo

El cambio constante en la industria de la moda ha tenido un impacto significativo en nuestro medio ambiente; el desperdicio y el agotamiento de los recursos naturales son solo dos de las principales preocupaciones que existen. Por otro lado, las personas pueden evitar este consumo rápido de ropa y ayudar en un futuro sostenible eligiendo comprar prendas de vestir de segunda mano.

0
1504

Por Elí Flores

La ropa de segunda mano se ha convertido en una parte importante de la economía circular en un mundo cada vez más consciente de la importancia de la sostenibilidad y la reducción de desechos. Este tipo de tiendas juegan un papel importante en la promoción de prácticas comerciales sostenibles y en la reducción de los efectos negativos en el medio ambiente que la producción y el consumo excesivo de ropa nueva genera.

Según el informe Consumer Trends 2022, elaborado por la compañía de servicios integrales de marketing y comunicación Samy Alliance, en el año 2030, las ventas de moda de segunda mano podrían duplicar las de la industria de la moda rápida.

Algunas de las formas en que el consumo de ropa de segunda mano ayuda al medio ambiente son:

  • Reducen la cantidad de ropa que acaba en los vertederos.

La ropa que se tira a la basura ocupa espacio y libera gases de efecto invernadero y sustancias químicas que dañan el suelo, el agua y el aire. Al utilizar ropa de segunda estás dándole una segunda vida y evitando que se desperdicie. Según un estudio realizado por la ONU, cada año se tiran a la basura unos 26 mil millones de libras de ropa, de las cuales sólo el 15% se recicla.

  • Fomento del consumo responsable

Los consumidores a menudo reflexionan sobre sus compras, ya que pueden encontrar productos de alta calidad a precios más bajos en tiendas de segunda mano. Esto conduce a una reducción del consumo impulsivo y de productos de un solo uso.

  • Reducen el consumo de agua y energía.

La producción de ropa nueva requiere mucha agua y energía, que son recursos escasos y valiosos. Por ejemplo, se necesitan unos 2.700 litros de agua para producir una sola camiseta de algodón, lo que equivale al consumo de agua de una persona durante dos años y medio. El adquirir ropa de segunda mano ayuda a ahorrar agua y energía al reutilizar la ropa existente y disminuir la demanda de ropa nueva.

  • Conciencia sobre la sostenibilidad

El comprar ropa de segunda también desempeña un papel importante en la concientización sobre la sostenibilidad, ya que destacan la importancia de la reutilización y la reducción de residuos.

  • Reducen la contaminación química y de carbono.

La industria de la moda rápida utiliza muchos productos químicos y pesticidas para fabricar y teñir la ropa, que contaminan el medio ambiente y afectan la salud de las personas y los animales. Además, la moda rápida genera una gran cantidad de emisiones de carbono debido al transporte y la distribución de la ropa.

Grafica_Auge-Compras-Segunda-Mano-Merca2.0

“Con la segunda mano se alarga la vida de los artículos y se evita la extracción de nuevas materias primas, el impacto ambiental asociado a la fabricación y la generación de un residuo”, señala Berta Mota, directora de Economía Circular de la firma de consultoría Anthesis Lavola.

El comprar ropa de segunda ayuda al medio ambiente de varias formas que son beneficiosas tanto para el planeta como para la economía de las personas, además de ser una alternativa eco-amigable a la moda rápida, que es una de las principales causas de los problemas ambientales actuales.  El aumento de la reutilización de la ropa es un gran paso hacia una nueva normalidad en la industria de la moda, además de ser una forma de apoyar la economía circular.

Fuentes consultadas: