La escritora de hoy: María Loucel. Serie de mujeres influyentes en la literatura salvadoreña

0
1186

María Loucel, quien nació en la ciudad de San Miguel, el 27 de agosto de 1893[1], aunque en muchos lugares se afirme por error que nació en 1899, fue hija de Joaquín Valerio Loucel y de Adelaida de Jesús Viñerta, quienes también procrearon otros cinco hijos.

[2] Doña María estudió en el Colegio del Sagrado Corazón, institución de donde se graduó como maestra. Fue propietaria de la hacienda Yologual, en la jurisdicción de Conchagua. Se casó con el caficultor Atilio Canessa Ávila. De esa unión nació el 2 de septiembre de 1932 una hija llamada Matilde Lourdes Canessa Loucel, a quien su madre llamaba “Santita”, que murió en diciembre de ese mismo año. El matrimonio terminó en divorcio.

[3]. Además de maestra, escritora y hacendada, María Loucel fue destacada filántropa: el 28 de diciembre de 1929 fundó, con otras distinguidas señoras de la sociedad migueleña, y a iniciativa de monseñor Basilio Plantier, la Asociación de Señoras de la Caridad de San Vicente de Paúl, organización que administró en San Miguel el Asilo San Antonio de Paúl (construido en 1946), la Escuela Santa Sofía (1952), y los Hospitales San Camilo y San Camilito, donde se albergaban a adultos y niños con tuberculosis, respectivamente. María Loucel tuvo siempre un gran interés en las actividades artísticas. Como actriz trabajó en 1938 en la comedia Mamá de Gregorio Martínez Sierra, dirigida por Gerardo de Nieva.

[4]. Publicó: Ilapso (1936). Poesía. Nueva York, EUA. L. & S. Printing Company, 1936, y Reseña general de representativos femeninos del Reino de Cuzcatlán. (1960, investigación). Murió el 17 de octubre de 1961 en la ciudad de San Francisco, California, EUA (Revista Cultura Número 22, oct.-dic. 1961, Pág. 158)[5].

Video canal yotube/Comunicaciones UJMD

Poema Ilapso

Y caí suavemente, 

como cae la pluma,

en la ideal chifladura de fabricar los versos:

y rocé la cortina que hace un rayo de luna

por llegar hasta el reino de ese mar cancionero

y atisbar en el tumbo, que pavores desata,

sobre una piel de espuma

calofríos de plata.

Y caí suavemente,

como cae una hoja,

cuando otoño la dora o aridez la marchita,

una hoja que fuera como un choque de flores

rasgando las espinas de un zarzal traicionero,

una hoja sonriente que en castaño ramoso

preconizara el fruto

del saquito espinoso.

Y caí suavemente,

como cae una tarde,

divorciada del brillo que la mancha y la quema,

una tarde que pasa agitando celajes

y recoge las chispas que el sol bota en derroche

para encender luceros, cual innúmeros cirios

que en procesión bendicen

la quietud de la noche.

Fue mi ilapso el embrujo

de un hechizo completo,

y hoy habito extasiada mi castillo roqueño

poblado con fantasmas de mi propia quimera,

y junté limaduras sobre un papel de ensueño,

y en mi campo imantado por los hierros adversos,

vi magnífico espectro en mi libro de versos.

Partida de nacimiento de María Loucel

[1] Gracias a los titulares del sitio Genealogía Salvadoreña en Facebook, señores Eduardo Salazar y Eduardo Montenegro, hemos obtenido copia del asiento en el libro de nacimientos del registro civil de San Miguel correspondiente al 27 de agosto de 1893, donde queda demostrado fehacientemente que doña María Loucel, hija de Joaquín Loucel y de Adelaida Viñerta, nació en aquella ciudad el 27 de agosto de 1893.

[2] Datos encontrados en http://www.wikitree.com/genealogy/LOUCEL, consultado el 29 de abril de 2016.

[3] Fuentes: entrevistas con los doctores Ernesto Selva Sutter y Marco Tulio Magaña.

 

[5] Hay versión digital de ese número, además de los otros, de la Revista Cultura en: http://www.redicces.org.sv/jspui/bitstream/10972/883/1/Cultura22ocr.pdf.