La Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística gana el certamen literario nacional en la rama de testimonio en El Salvador. El jurado consideró que el manuscrito es un excelente trabajo que cumple con el contenido, la cadencia y la concordancia requeridas

En 2019, la escritora y docente de la Escuela de Ciencias de la Comunicación se agenció el premio único de los XXV Juegos Florales de Morazán, en Poesía Infantil, con la obra “En el reino de la imaginación”.

Por Tu Espacio

La salvadoreña Carmen González Huguet fue reconocida como la ganadora en la XXV de los Juegos Florales de La Unión, en la rama de testimonio, con su propuesta literaria: «Álbum de familia: más de un siglo de migraciones». El premio fue anunciado por el Ministerio de Cultura de El Salvador. Huguet es poeta, profesora y miembro de la Academia Salvadoreña de la Lengua y se desempeña como docente investigadora en la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), de la Universidad Dr. José Matías Delgado (UJMD). Además, ha publicado muchos poemarios, cuentos y novelas y ha sido distinguida con varios galardones nacionales e internacionales a lo largo de su carrera en las letras.

El jurado calificador compuesto por Chary Gumeta (México), Guillermo Acuña (Costa Rica) y Carmen Molina Tamacas (El Salvador-EE. UU.) resaltó la obra de Huguet “por la construcción de un relato bien definido de acuerdo con las fechas, lugares y referencias históricas que da testimonio de la migración española a El Salvador, así como por la forma articulada de la relación histórica entre España y El Salvador a través de la memoria de una experiencia familiar concreta”.

Según la entidad rectora de la cultura en el país, cada escritor recibirá un premio en metálico equivalente a ocho salarios mínimos salvadoreños, vigentes del sector comercio, y un diploma que lo acredita como ganador. Además, agregan que la nueva modalidad de recepción de las obras a través de correo electrónico permitió una mayor participación de escritores en el certamen, pues un total de 202 obras concursaron en esta última convocatoria del año, la cual superó a la primera y la segunda convocatoria, en las que hubo 119 y 179 manuscritos, respectivamente.