Se registra una drástica reducción de la contaminación y del efecto invernadero en varios zonas del mundo. Pero este respiro podría ser sólo un corto paréntesis si no hay una toma de consciencia mundial. Los expertos predicen que la crisis de salud hará que las emisiones mundiales disminuyan, por primera vez, desde 2009

El primer país en reducir sus tasas de contaminación ambiental fue precisamente China, el mayor contaminante a escala mundial y donde apareció la epidemia del coronavirus, en diciembre pasado. Foto ilustrativa

Por: Pamela Murillo/Cristian Miranda. Editora: Diandra Mejía

La lucha global para frenar la propagación del coronavirus trajo consigo vuelos cancelados, negocios cerrados y una desaceleración económica que aumenta rápidamente, y que, podría ser devastadora para millones. El confinamiento obligó a las personas a guardar sus vehículos, a cerrar fábricas y, según expertos, esta medida está reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero este año.

Algunos ambientalistas se mantienen optimistas de que las medidas de distanciamiento social adoptadas para frenar la pandemia, incluido un cambio repentino para trabajar desde casa y el cierre temporal de los viajes aéreos, podrían cambiar permanentemente las actitudes o hábitos de las personas sobre las transformaciones necesarias para frenar el cambio climático.

Mucho antes de que surgiera el virus, hubo un creciente movimiento y una tendencia entre los ambientalistas y científicos a reducir su huella en las emisiones de carbono al renunciar a viajar en favor de reuniones virtuales y videoconferencias. Los expertos predicen que la crisis de salud hará que las emisiones mundiales disminuyan por primera vez desde 2009, durante la Gran Recesión.

En 2018, los gases de efecto invernadero fueron los más altos registrados en la historia, y las principales concentraciones de gases, incluido el dióxido de carbono (CO2), el metano y el óxido nitroso aumentaron a nuevos valores récords.

La buena noticia es que los satélites de la agencia Europea Copernicus registraron una caída inusual en los niveles de dióxido de nitrógeno luego de la caída de la actividad económica de China a raíz del coronavirus. Los datos han sido recopilados por el equipo de observación terrestre de la NASA.

Imagen satelital de la NASA.

En una entrevista proporcionada a la agencia española de noticias EFE, Fernando Prieto, director del Laboratorio de Ideas Think Tank Sobre Sostenibilidad menciona que al caer la actividad económica, así como el uso del transporte para evitar desplazamientos, junto a un menor consumo de energía por el paró de distintos sectores económicos, las emisiones caerán este año en todo el mundo y en España.

«El hecho de contaminar empieza a ser más caro, lo cual es muy bueno para la lucha contra el cambio climático», añade Prieto en la entrevista para este medio. Sin embargo, algunos expertos del clima, no descartan la posibilidad de que las emisiones de gases de efecto invernadero a pesar de reducir cierto porcentaje durante la pandemia.

Estos mismos puedan aumentar sino se tienen las medidas necesarias y protocolos necesarios, posteriores a esta crisis mundial, para controlar el avance de la contaminación  y cambio climático. Además, a estos expertos les preocupa que el COVID-19, al mismo tiempo, debilite la determinación de los estados y la industria de reducir las emisiones a largo plazo.

Marshall Burke, científico de la Universidad de Stanford y profesor de Sistemas de la Tierra, utilizó los datos de emisiones de China para calcular qué efecto podría tener la reducción de la contaminación en la salud de los residentes locales, y descubrió que los impactos de esta reducción de emisiones en nuestro medio ambiente podrían potencialmente salvar más vidas de las que mata el nuevo coronavirus.

Luuri Mylliyvirta, analista de centro de investigación de energía y aire limpio, explicó como el impacto que está teniendo la parálisis causada por el COVID-19 en la cantidad de emisiones de dióxido de carbono en todo el planeta, esto ha significado una reducción del 25% en las emisiones del CO2 en China durante este periodo, a sabiendas que el país es el mayor emisor de dióxido carbono en el mundo con un cuarto del total de emisiones de Co2, esto significa que una disminución de sus emisiones de un 25% se traduce en unas reducciones globales del 5%.  

Valores del CO2. Fuente Observatorio de Izaña, España.

La restricción de la movilidad humana, de vehículos, de aviones, pasajeros, la reducción de la actividad industrial, entre otras disposiciones para lograr contener la expansión del coronavirus  han traído un efecto positivo al planeta, está reduciendo la contaminación; desde imágenes desde el espacio a nivel mundial se ve la reducción de gases contaminantes. Aunque esto es temporal y dentro un tiempo el mundo reactivará sus actividades y el planeta se verá expuesto a la contaminación del aire.

El cambio está en las manos de la humanidad, el ser humano insiste en la evolución tecnológica y no se percata que el cambio climático es producto de la contaminación del aire; sin embargo, la humanidad puede poner en práctica algunas acciones para reducir las emisiones especialmente de C02,  se enlistan a continuación:

  1. Permanecer alrededor de 22 grados la temperatura del aire acondicionado, ahorrando un 40% de energía.
  2. Reducir el tiempo en la ducha.
  3. Cambiar los bombillos convencionales a unos más ahorradores.
  4. La utilización del automóvil deber ser solo en estricta necesidad.  

Cambio climático: el origen de la contaminación

Según un reciente informe de los centros de información ambiental de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos,  el aumento del nivel del mar en el año fue el más alto desde 1993, de magnitud de 8,1 centímetros mayor que el promedio de hace 26 años y este puede ser el detonante para le calentamiento, que unido a la emisión de CO2 povocaron un aumento en la contaminación del aire.

En algunos lugares del planeta aumenta el nivel del mar, en otros la sequía y la ola de calor resultan insoportables, como la última registrada en Europa el pasado verano, justamente en el mismo reporte señala que el año pasado fue el cuarto más cálido durante los últimos tiempos.

 La publicación dirigida por los centros nacionales de información ambiental fue realizada por más de 470 científicos  de sesenta países del mundo contiene miles de mediciones y una actualizada detallada sobre los indicadores climáticos globales que registran entre los cuales están:  

• Varios tipos de gases de efecto invernadero.

• Temperaturas en toda la atmósfera y océanos sobre la Tierra.

• Cubierto de nubes.

• Nivel del mar.

• Salinidad de océano.

• Extensión del hielo marino 

• Cubierta de nieve.

Hasta ahora, la mayor reducción anual había sido la de 845 millones de toneladas de CO2 que se dio en el período 1944-45, en la Segunda Guerra Mundial. La segunda desescalada fue en el transcurso de este año, el panorama pinta esperanzador.


¡Qué nada te detenga! ¡Estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad Dr. José Matías Delgado!

¡Inscríbete al ciclo 2-2020! Los estudiantes de tercer ciclo de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación se aventuran en armar especiales sobre el COVID-19. La cátedra de Periodismo digital es una asignatura que potencializa las habilidades de pensamiento crítico, decisiones estratégicas y formulación de propuestas con base a las competencias periodísticas. Atrévete a triunfar desde tu formación, sé parte de la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), de la Universidad Dr. José Matías Delgado (UJMD).