Lo que deben buscar las empresas es humanizar la marca a través de varias aristas análogas y digitales, temas abordados en la edición 34 del Congreso Interoamericano de Relaciones Públicas en El Salvador

Javier Rosado, socio y director de la agencia Llorente y Cuenca, en una de las intervenciones durante la edición 34 del Congreso Interoamericano de Relaciones Públicas en El Salvador. Fotos de Diego Pineda

Por: Marvin Barrera

En la edición 34 del Congreso Interoamericano de Relaciones Públicas hubo expertos y agendas paralelas para el gremio de profesionales, estudiantes y docentes universitarios. Según destaca Xiomara Herrera, vicepresidenta del Confiarp Norte y docente de la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), de la Universidad Dr. José Matías Delgado, el evento permitió «reconocer el valor estratégico de las relaciones públicas en las empresas, en las instituciones; y que fuese un espacio de innovación». Tu Espacio te trae las cinco lecciones que nos dejó el Confiarp 2019

1. Lo importante que es humanizar la marca

En la era contemporánea, demostrar el lado humano de la empresa es una de las grandes tareas del relacionista público. El fin de humanizar a una marca es crear vínculos entre organización y sus diferentes stakerholders. La humanización de marca busca ser visto como alguien y no como una simple institución con miras en un beneficio económico. La humanización de una marca puede lograrse a través de la ejecución de una buena gestión de marca.  

2. Saber identificar a los públicos de interés con los que se quiere conectar

Para toda empresa es importante tener definido a quién le va hablar y cómo lo va hacer. Se debe entender cómo piensan y actúan. Comprender al público de interés le permite a la marca crear productos y servicios que suplan las necesidades que estos posean y así crear, desarrollar y visualizar las estrategias y los mensajes que conecten con la audiencia, ¿pero cómo se identifica un público de la organización?  Hay que tener en consideración la definición de stakeholders. “Los stakeholders o públicos de interés de una organización pueden ser definidos como cualquier grupo o individuo que es afectado o puede afectar el logro de los objetivos de la organización” (Freeman, 1984; Freeman y Mc Vea, 2001)

Generalmente se sabe que las estrategias van diseñadas para dos tipos de públicos objetivos.

  1. Los que buscan la marca de forma activa.
  2. Los que procesan de forma pasiva la información.

En consecuencia, la identificación de los públicos de una empresa depende de la situación y la necesidad de los involucrados para que los mensajes de comunicación conecten, desde lo emocional, y se enamoren los consumidores de las marcas o instituciones.

3. Storytelling como constructor de vínculos

“La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir” – Maya Angelou.

El storytelling es una herramienta de las relaciones públicas que se dedica a crear vínculos entre la empresa – stakeholders y clientes potenciales. Es la capacidad de contar historias y es efectivo en estrategias internas y externas, debido a que permite crear identificación y motivación por parte de las diferentes audiencias.  El storytelling es percibida desde lo emotivo.

4. ¡Qué no son las relaciones públicas!

Las relaciones públicas no deben mentir, crear noticias falsas, desinformar a los stakeholders, ofrecer el producto explícitamente, buscar incrementar las ventas de las empresas, ser repetitiva con sus mensajes, comprar cobertura de medios de comunicación, centrarse solo en los públicos externos y rechazar otras disciplinas de la comunicación.

 5. Las marcas deben usar la comunicación estratégica

Es importante que toda empresa se dedique a generar mensajes capaces de cazar con el pensamiento de los diferentes públicos objetivos, deben ser mensajes altamente planificados que integren la comunicación interna y externa en función de las necesidades de la organización y de sus públicos.  

“La comunicación estratégica es un componente trascendental a la hora de alcanzar el éxito en los negocios y crear valor en las organizaciones. La meta es aprovechar los recursos comunicativos, internos y externos de la organización, para alcanzar los objetivos estratégicos propuestos” (Vallempresa 365).