«We believe» invita a los hombres a eliminar de su vida diferentes aspectos como la homofobia, las agresiones sexuales, el acoso escolar o la masculinidad tóxica. El vídeo viral lleva más de 250 mil dislikes en Youtube

La agencia Grey New York conceptualizó la campaña bajo el marco de la desigualdad de género en la sociedad y el reciente movimiento #MeToo

Por Tu Espacio/ Agencias

Gillette insta en su propuesta publicitaria un tema polémico: «rasurar la masculinidad tóxica». En el video, aparecen hombres peleando, acosando mujeres, riéndose de situaciones machistas. La marca busca darle un nuevo sentido a su lema: «The beast man can be«, que en español significa: «Lo mejor para el hombre«. Un giro con temática social en auge al retomar la desigualdad de género en la sociedad y premisas claves del movimiento #MeToo.

«Como compañía que alienta a los hombres a ser lo mejor posible, nos sentimos obligados a abordarlo y a actuar por nuestra cuenta», explicó
Pankaj Bhalla, director de Gillette. Además, el representante de marca recalcó que los esfuerzos comunicativos buscan ser una reflexión
sobre los cambios de mentalidad que los hombres deberían hacer en Estados Unidos. » Estamos ofreciendo una visión realista sobre lo que está sucediendo, y apuntamos a inspirar el cambio reconociendo que el viejo dicho «Boys will be boys» no es una excusa», agregó Bhalla.

Sin embargo, la campaña ha levantado polémica en redes sociales. The Guardian escribe que el anuncio generó una oleada de críticas entre grupos antifeministas, activistas por los “derechos de los hombres” y publicaciones afines a la ultraderecha, que consideran que el anuncio “castra” al género masculino. La revista The New American cree que la campaña se sostiene bajo “falsas suposiciones” y asegura que “los hombres son el sexo salvaje, lo que implica su peligrosidad- pero también su dinamismo”.

Piers Morgan, una de las figuras más controvertidas de Internet por su defender su ideología machista y racista, ha pedido que “se deje a los chicos ser chicos” y a “los hombres ser hombres”, mostrando su desacuerdo con el anuncio por sumarse “a una guerra patética contra la masculinidad”.

El anuncio de Gillette –dirigido por la directora  Kim Gehrig, la misma del This Girl can o Viva la Vulva–, no es el primero de una firma que antes apostaba por la sexualidad heteronormativa y ha cambiado patrones. Axe, que basó toda su estrategia comercial en venderse como un desodorante para empotradores, ha virado su estrategia de marketing en los últimos dos años. La campaña Is it ok for guys se centraba en un vídeo en el que jóvenes de diferentes razas, morfología corporal y sexualidad se planteaban dudas en torno a los supuestos pilares de cómo debe ser un hombre y derribaban mitos tóxicos como el de la obligación a parecer un tipo duro o el miedo a parecer gay.

“Desde ahora en adelante, pedimos activamente confrontar los estereotipos y expectaciones que lo que significa ser un hombre siempre que veas Gillette. En los anuncios que vamos a llevar a cabo, las imágenes que publiquemos en redes sociales, las palabras que escojamos, y mucho más”, destacó la marca en un comunicado digital.