• Las Vegas acogió un año más otra edición del Consumer Electronics Show (CES) y cerró su edición con importantes muestras que destaca la inteligencia artificial en televisores, frigorífico, procesadores, máquinas médicas y otros aparatos. Este es el nuevo camino para consolidar la reputación corporativa en el mercado de consumo e industrial

Por Tu Espacio/ Agencias

Al ver los nuevos prototipos tecnológicos en la feria Consumer Electronics Show (CES), se me viene a la mente las palabras de Manuel Castells, autor del libro: La Galaxia de Internet, «una nueva estructura social, la sociedad de la red se está estableciendo en todo el planeta, en formas distintas y consecuencias bastantes diferentes para la vida de las personas, según su historia, cultura e instituciones» (2001). Es decir, transformaciones estructurales que ofrecen oportunidades. A esa reflexión llegué al ver los dispositivos de las grandes empresas tecnológicas que tienen en mente la premisa académica de McLuhan «la tecnología como extensión del hombre»

En la edición 2019, más de 180 mil asistentes, expositores, periodistas y analistas del sector observaron, de primera mano, los planes titanes de la tecnología como de pequeñas stars ups. La diferencia de este magno evento es que el salón de exposiciones era más un híbrido de muestra de automóviles y la sección de electrodomésticos de unos grandes almacenes del año 2025, un espacio donde las pantallas de televisión son cada vez más grandes y delgadas y las neveras, hornos y cafeteras han aprendido articular palabras.

Recorrer las diferentes salas fue asomarse al futuro, por decir, coches que no necesitarán de un conductor. «Desde el punto de vista de la tecnología quedan muy pocos obstáculos por resolver. Podríamos ver los primeros coches autónomos circulando con normalidad en dos años», asegura Jack Weast, ingeniero jefe de Mobileye, una empresa israelí centrada en sistemas de visión y asistencia a la conducción que cuenta ya con la tecnología necesaria para transformar cualquier vehículo en un coche autónomo de los que se conoce como «nivel 4», capaz de moverse sin ayuda humana por la mayoría de caminos y carreteras.

La tecnología que querrás tener este 2019

Samsung llegó a Las Vegas a mostear mucho de lo que buscará que el consumidor integre a su vida; entre lo más destacado encontramos novedades en Inteligencia Artificial (IA), Internet de las cosas (IoT) y 5G, mucho de ello para lo que laman “la vida conectada”. Los productos más llamativos que mostró son: las nuevas Samsung Notebook 9 Pro y Samsung Notebook Flash; el Family Hub, un refrigerador potenciado por Bixby personalizarle; su asistente virtual inteligente también aplica en sus Smart TV, como la QLED 8K que es capaz de escalar al calidad de imagen y audio de contenidos que incluso no están producidos con esta tecnología.

El televisor, como gran aglutinador del ocio en el hogar, es el protagonista indiscutible del CES. La surcoreana LG presentó la primer primer smart TV OLED enrrollable del mundo, una tecnología que lleva años desarrollando y que ya está lista para llegar a los hogares de las personas. También llevó a exhibición el LG HomeBrew, una máquina que permitirá a las personas fabricar su propia cerveza desde casa. Según la compañía, se pueden elaborar hasta cinco sabores distintos de la bebida (desde un smartphone).

Retomando la idea de smartphone, los dispositivos móviles están llegando a un punto límite, a la desaceleración de venta de nuevos modelos -que ya sufren Apple, Samsung y LG- y a la obsesión de desarrollar dispositivos con mejores cámaras y pantallas infinitas. En la CES, Royole, compañía china llegó a mostrar un smartphone plegable. Royole Flexipai, un pantalla flexible (de hasta 200 mil pliegues) de 7,8 pulgadas (extendido) y una resolución de 1920 x 1440; tiene 6 o 8 GB en RAM, 128 y 256 GB de almacenamiento y cámara dual, con 20 y 16 megapíxeles, así como una batería de 3.800mAh. Nada mal para la tendencia actual. En China salió a la venta en octubre pasado y, por lo visto en la CES 2019, es probable que lo veamos en otros países.

En el rubro de robot de compañía, Aibo, el perro robot de Sony; Laika, el robot que acompaña y cuida a las mascotas; Lovot, capaz de responder a los abrazos y muestras de afecto; Pillo, robot que despacha los medicamentos en dosis y hora adecuada, además de avisar con una alarma.

“Hemos pasado los últimos 30 años conectando a la gente. Pasaremos los próximos 30 conectando cosas”. La cita de Brian Modoff, otro vicepresidente de Qualcomm, deja claro que la inclusión de inteligencia artificial a todo tipo de objetos es el intangible a retomar para consolidar la reputación corporativa en los mercados de consumo e industriales.