• Netflix, la empresa de distribución de entretenimiento digital, trastoca los equilibrios de la industria audiovisual y transforma los hábitos en consumo cultural y de vida de centenares de millones de personas.
  • La firma estadounidense comenzó como una web para alquilar vídeos y hoy llega a 130 millones de hogares. Además, invierte más de 10 millones de dólares en películas y series.

Conoce los orígenes de la empresa que revoluciona los contenidos multimedias. Video tomado de Tik Tak Draw con fines educativos

Por Moris Ramos

Al empresario estadounidense Reed Hastings le gusta contar una anécdota bien inflada. A él se le ocurrió fundar Netflix después de pagar una multa a un videoclub por no entregar a tiempo un VHS de Apolo 13. Hastings cuenta, en diversos medios, que le dolió menos pagar los $40 que el orgullo. Por consiguiente, planteó un modelo de negocio que distribuyera contenido multimedia original, licenciado y, por supuesto, con una mejora al trato del cliente. Así nació la gran empresa de distribución de entretenimiento en 1997.

Su socio, Marc Randolph, desvela que el asunto de Apolo 13 es una exageración, pero eso solo fue para darle un toque diferente a la historia corporativa de Netflix. Ximena Ferro, coordinadora de la Carrera de Comunicación Publicitaria de la Universidad de San Francisco de Quito, las marcas “son lo que la gente hace de ellas a lo largo de su vida, junto con las modas, las preferencias y el amor que generan” (Ferro, 2011). Randolph y Hasting apostaron por un catálogo de mil títulos, podían devolverse una semana después, aunque fuera de estreno. El modelo de Netflix ahorraba los viajes hasta la tienda y envían por postales el contenido multimedia. El primer éxito del coloso en Silicon Valley.

Con la evolución de la tecnología, Netflix apostó por el modelo de streaming. “La televisión por Internet implica tres mejoras sustanciales: el usuario elige cuándo y qué quiere ver (On Demand); los contenidos funcionan en todas las pantallas (televisión, tablets, computadoras, smartphones) y además es un servicio personalizado”, señala Reed Hastings, CEO de Netflix.

La televisión se reinventó y surgió la convergencia mediática digital, adaptando la exposición de los contenidos audiovisuales a los consumidores que no están sujetos a horarios de entretenimiento fijos, y que, al mismo tiempo que ven televisión, utilizan las redes sociales. Carlos Alberto Scolari, experto en periodismo y comunicación digital, explica que “seguimos viendo televisión, leyendo la prensa, pero en paralelo también vemos y leemos Twitter y Facebook. Estos nuevos medios son depredadores de nuestra atención”. Atrás quedó la época en la que las familias se reunían religiosamente a ver televisión.

Tomado de El País con fines educativos
Tomado de El País con fines educativos

Distintos modelos de suscripción

La plataforma cuenta con tres tipos de suscripción. Cada uno con diferentes beneficios para cada usuario: Básico, 1 pantalla con definición estándar por $7.99 mensuales; Estándar HD, con capacidad de reproducción HD en dos dispositivos simultáneamente por $9.99 mensuales; Premium UHD, con reproducción HD y UHD en 4 dispositivos a la vez por $11.99 mensuales. De esta manera, Netflix ha pensado en las necesidades de sus distintos usuarios.

Suscripciones más allá de las predicciones

Tomado de El Economista con datos 2016 para fines educativos

Netflix cerró el 2017 con 117 mil 600 millones de suscriptores, con ganancias de 11.693 millones de dólares, superando los 93,8 millones de suscriptores y las ganancias de 8.831 millones de dólares obtenidos en 2016. la compañía proyectó finalizar cada trimestre del 2018 con 8,3 millones de suscriptores nuevos.

Una compañía global: #NetflixEverywhere

De acuerdo con la publicación del periódico español El País: “La compañía atiende a una legión creciente de adictos (espera, en siete años, colonizar el 30% de las casas del planeta) dispuestos a pagar unos 10 euros mensuales —cantidad que está a punto de subir, según varios analistas— por consumir series y películas a su antojo”.

Entre el 2015 y 2016, la expansión llegó a los países restantes de Europa y Asia, abarcando 130 países. Para el 2018, Netflix está 190 países, a excepción de China, Crimea, Corea del Norte y Siria, debido a las restricciones que se tienen sobre las empresas estadounidenses.

Vuelta a la nostalgia y un inmenso catálogo

En 2013, Netflix presentó su segunda serie original, House of cards, un thriller político protagonizado por el oscarizado, Kevin Spacey. Un año antes, la compañía audiovisual lanzó Lilyhammer, una serie que no gozó de la misma aceptación de la serie política

El éxito de House of cards fue seguido por Orange is the new black, Sense8, Narcos, 13 Reasons why, entre otras. Y la más exitosa, de momento, Stranger things. También lanzó series de producción europea que gozaron de gran aceptación: Dark (Alemania), La casa de papel (España), La Mantis (Francia), entre otras. La empresa anunció que invertirá ocho millones de dólares en nuevas producciones.

Netflix también se encargó de volver a la vida, con mucho éxito, series que estaban enterradas en la nostalgia de los consumidores: Full House, Gilmore Girls, Arrested Development y Star Wars: Las Guerras Clónicas. Todo esto está recopilado en un inmenso catálogo que tiene más de 5,000 películas y 500 series, sumándole los documentales.

Tráiler oficial de Dark, la primera serie alemana de Netflix. Se espera que la segunda temporada sea estrenada a principios de 2019.

Tráiler oficial de La Casa de Papel, producción española que lanzará su tercera temporada el primer trimestre de 2019.

Atrevidas campañas publicitarias

Netflix es un referente en la publicidad, acompañando cada lanzamiento de sus producciones con mensajes insólitos y provocativos. Cada campaña, en distintos formatos, está pensada para promover las producciones, pero también los valores de la empresa. La compañía trabaja con distintas agencias de publicidad alrededor del mundo: Darewin, Doner LA, Pixel And Pixel o Ogilvy & Mather. Estas son algunas de sus mejores campañas

Blanca Navidad de Narcos

En diciembre de 2016, Netflix colocó una valla publicitaria en La Puerta del Sol en Madrid, en la que aparecía el narcotraficante colombiano, Pablo Escobar, acompañado del mensaje “Oh, blanca Navidad”, en alusión a la cocaína, producto traficado por el protagonista de la serie. La campaña fue tomada con humor, se hizo viral y apareció en distintos medios, sin embargo, el embajador de Colombia pidió que fuera retirada.

Valla publicitaria de Narcos colocada en la Puerta del Sol, Madrid, España. Imagen tomada de Agencias con fines educativos

El anuncio de Narcos en la Puerta del Sol ha generado una gran polémica por su mensaje: ¡Oh, blanca Navidad… !

Una dieta a base de proteína humana

La campaña de promoción para la serie Santa Clarita Diet, protagonizada por Drew Barrymore, causó un gran revuelo y no fue apta para personas sensibles. La estrategia publicitaria consistió en colocar vallas que simulaban tener comida, pero hechas a base de partes humanas. Las imágenes fueron replicada en distintos países, adaptándose a la gastronomía local.

Experiencia Stranger things

La popular serie ambientada en la década de los ochenta, Stranger things, tuvo una campaña de realidad virtual en la que el usuario podía revivir las escenas más impactantes de la serie. Para la segunda temporada, se lanzó un spot durante el entretiempo del Super bowl del año pasado, garantizando una visualización para millones de personas alrededor del mundo.

Spot de la segunda temporada de Stranger things lanzado durante el Super bowl de 2017