Fin de la era Trump – El altavoz favorito del Presidente de los Estados Unidos lo clausura de forma definitiva. Twitter fue la herramienta de comunicación político e institucional de preferencia de Donald Trump, en la cual anunció sus decisiones más importantes así como insultar a sus rivales.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha considerado este lunes que la decisión de Twitter de eliminar la cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es «problemática»

Por Tu Espacio/ Agencias

El pasado 8 de enero de 2021, Twitter le cerró la cuenta al presidente Donald Trump. La red social anunció finiquitar de forma permanente al usuario @realDonaltTrump ante el riesgo de que siga incitando a la violencia contra la democracia, tras lo sucedido en el Capitolio.  Unas horas después de la acción de Twitter, la cuenta oficial de Gobierno cargó contra la compañía asegurando que no permitía la “libertad de expresión”. Los tuits fueron borrados minutos después. Las acciones de Twitter han caído un 3% desde el anuncio.

También, el Gobierno publicó, en la plataforma de Twitter, que la empresa de social media quiere: «promover una plataforma para la izquierda radical donde parte de las personas más agresivas del mundo pueden hablar con libertad. Permanezcan atentos”. Dicho mensaje también fue borrado por la empresa que dirige Jack Dorsey.  Según Reuters, Trump intentará formar su propia plataforma después de la suspensión de Twitter.

¿Cómo se tomó la decisión de suspender la cuenta de un mandatario aún en funciones? Twitter consideró peligroso los mensajes de fraude y de violencia emitidos por el Presidente de los Estados Unidos, por lo que decidió suspender la cuenta oficial de Donald Trump durante 12 horas inicialmente y, después, de manera permanente: “Tras una revisión detallada de los Tweets recientes de la cuenta @realDonaldTrump y el contexto que los rodea, específicamente cómo se reciben e interpretan dentro y fuera de Twitter, hemos suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia.”, han explicado la organización que dirige Jack Dorsey.

Sin embargo, a pesar de que el bloqueo definitivo a Donald Trump por parte de Twitter -al que también se han sumado Facebook e Instagram- se produjese el pasado 9 de enero, desde que cambiaron las normas de la red social en marzo de 2020 han sido varios los tuits de Trump marcados como “potencialmente peligrosos” por considerarse que podrían ser engañosos. Aunque Twitter no los eliminara, al considerar que podrían ser de “interés público”, sí han ido calentando el terreno de la cancelación total de dicha cuenta.

La cuenta personal de Trump, ahora clausurada, se convirtió en su gran herramienta de comunicación durante su mandato. En ella anunció algunas de sus decisiones más importantes, incluido el despido de miembros de su Gobierno como un jefe del Pentágono o un fiscal general, insultó a sus rivales políticos y denunció sin pruebas el supuesto fraude en las elecciones del pasado noviembre. Con un estilo directo y sin filtros, el presidente del país norteamericano se había convertido en una singular estrella de Twitter. Cuando anunció su candidatura a la presidencia en 2015, Trump tenía 2,98 millones de seguidores. La cifra aumentó a 13 millones cuando ganó la elección en noviembre del 2016. Este viernes, antes de ser clausurada, le seguían 88 millones.

Primeros tuits marcados como “engañosos o peligrosos”

En mayo de 2020, Twitter comenzó a marcar como “engañosos” algunos tuits del Presidente. Por ejemplo, el 26 de mayo Donald Trump afirmó que las Elecciones que se celebrarían en noviembre podrían ser fraudulentas, por lo que Twitter decidió marcar el tuit añadiendo información sobre el voto por correo

Un mes después, en junio 2020, la red social marcaba otra publicación del mandatario como falso. Esta vez era uno que incluía un vídeo manipulado. Así, el 19 de junio el Presidente publicó un tuit en el que cargaba contra la CNN y afirmaba que publicaban fake news. Tras corroborar la procedencia del vídeo y confirmar que se trataba de una noticia falsa, la red social etiquetó ese tuit como “contenido manipulado”.

Y es que la versión compartida por Trump era un vídeo con el logo de la CNN en el que un niño blanco parece perseguir a otro niño negro con los rótulos “niño aterrorizado huye de bebé racista» y «el bebé racista probablemente sea un votante de Trump». Sin embargo, se demostró que el vídeo había sido compartido por la cadena en 2019 y que se trataba de un vídeo sobre la amistad

La guerra de la desinformación: Trump vs. Twitter vs. la COVID-19.

La crisis sanitaria del coronavirus provocó un tira y encoje entre Donald Trump y Twitter. La red social decidió bloquear, borrar o marcar como “engañosos” algunos de los tuits del Presidente de Estados Unidos, sobre todo desde su propio contagio. Uno de los bloqueos más notorios ocurrió a principios de octubre de 2020, cuando Twitter penalizó a Donald Trump por afirmar que el coronavirus era como una gripe común después de haber superado la enfermedad en pocos días. La red social primero ocultó el tuit y después añadió una etiqueta de advertencia, avisando de que ese mensaje podría contener información falsa.

Traducción al español: “¡La temporada de gripe está al caer! Mucha gente muere cada año, a veces más de 100.000 personas, a pesar de que existe la vacuna. ¿Vamos a cerrar nuestro país? No, hemos aprendido a vivir con ello, como estamos aprendiendo a vivir con el Covid que es mucho menos letal en la mayoría de las personas». Donald Trump, 6 de octubre de 2020.

Unos días después, la red social también marcó como “engañoso” otro de los tuits del Presidente en el que anunciaba que era inmune, declarando que el mensaje “violaba las normas de Twitter sobre la difusión de información engañosa y potencialmente dañina relacionada con la covid-19”.

Elecciones 2020: «Son fraudulentas», dijo Trump en todo momento

Desde el 3 de noviembre de 2020 hasta la fecha, Donald Trump aseguraba que las elecciones fueron «robadas» o «fraudulentas», pero  al comprobar cómo Joe Biden agenciándose más votos, Trump aumentó la cantidad de tuits en los que lanzaba estos mensajes. “Estamos muy por encima, pero están tratando de robar las Elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡No se pueden emitir votos después de que se cierren las urnas!” declaró Trump.

 Y al día siguiente, el Presidente publicó otro tuit dejando entrever que las Elecciones habían sido fraudulentas: “Anoche estaba liderando, sólidamente, en muchos estados clave, en casi todos los casos controlados por los demócratas. Luego, uno por uno, comenzaron a desaparecer mágicamente”.

Al principio, la red social comenzó a etiquetar estos mensajes como “engañosos”, pero después optó por borrar directamente una decena de publicaciones porque “alguna parte del contenido había sido objetado y podría ser engañoso sobre las Elecciones o un proceso cívico”.

Eliminación de cuenta a días de que Biden asuma la Presidencia

A pesar de que el próximo 20 de enero se producirá la investidura de Joe Biden como el nuevo mandatario de Estados Unidos, los seguidores de Trump y el mismo Presidente saliente siguen afirmando que las elecciones “han sido fraudulentas” y eso que no hay tribunal que avale esta teoría de la conspiración. Así, durante los últimos días antes de la suspensión completa de su cuenta, el Presidente continuó defendiendo que las elecciones habían sido robadas y cargó contra Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos, por “no haber tenido el coraje para hacer lo que había que hacer” y haber permitido que se ratificase la victoria de Biden en el Capitolio el 6 de enero.

Ese mismo día, cientos de manifestantes tomaron el Capitolio en Washington y el Presidente Trump, en lugar de condenar el asalto, afirmó que estas eran las cosas que ocurrían cuando “se les quitaba la victoria electoral a grandes patriotas”.

Aunque pidió a los manifestantes que se volvieran a casa, subió un vídeo en el que continuaba defendiendo que las elecciones “habían sido robadas”.

Ante estos mensajes, Twitter suspendió la cuenta de Donald Trump durante 12 horas y después optó por hacerlo indefinidamente, tras considerar que existía un gran riesgo de “incitación a la violencia” al estudiar los últimos tuits del Presidente, tal y como argumentan desde la propia red social.

¿Qué ocurrió con la cuenta @POTUS en Twitter tras la suspención?

Tras el cierre definitivo de la cuenta personal Donald Trump, el mandatario saliente tuiteó desde la cuenta oficial de la presidencia (@POTUS) y sugirió que miraría las «posibilidades de construir nuestra propia plataforma en el futuro» y competir con Twitter. «No seremos SILENCIADOS. Twitter no es LIBERTAD DE EXPRESIÓN. Sólo es una plataforma para la izquierda radical…»Pero los tuits fueron borrados inmediatamente después.

La cuenta@POTUS fue creada precisamente para evitar lo que Trump ha representado en este mandato: hacer invisible la línea que separa lo personal y lo profesional, entre el ciudadano y el cargo oficial que ostenta. La cuenta había sido creada con la llegada del expresidente Barack Obama, predecesor de Trump, al poder en 2009.

A partir del 20 de enero, Twitter ha anunciado que la cuenta de @POTUS pasará a manos del equipo del próximo presidente Joe Biden y la cuenta de seguidores comenzará con cero. Como hizo con Obama, la red social creará otra cuenta, @POTUS45 (en referencia al número de la presidencia del republicano), en la que estarán todas las publicaciones realizadas durante el mandato de Trump que pasarán a formar parte de la Administración Nacional de Archivos y Documentos (NARA, en inglés).

Sin embargo, los tuits de la cuenta personal de Trump no están protegidos y al haber sido eliminados no pueden consultarse. Por ahora, queda en manos de Twitter si la información de la cuenta @realDonaldTrump que recibió un trato preferencial de la compañía por tratarse de una cuenta de un líder mundial de interés general, podrá ser consultada por el resto de usuarios de la plataforma.