Aplicar las relaciones públicas es construir relaciones mutuas entre las organizaciones y sus stakeholders. Esta rama de la comunicación es una profesión relativamente joven. Si bien sus prácticas se remiten a finales del Siglo XIX, es necesario comprender la aplicación de las PR en el campo académico y profesional

Alicia Camillioni (2007), en su texto: El saber académico, afirma que la enseñanza de las relaciones públicas deben pensarse en «en buscar las denominaciones comunes que pueden delinear didácticas específicas específicas de la enseñanza de Educación Superior en PR». Hay que reflexionar sobre el rol docente y profesional para forjar comunicadores estratégicos que entiendan que las relaciones públicas son un instrumento para fortalecer relaciones informativas con los diversos públicos claves. El Salvador debe desmitificar el rol del relacionista pública en la línea académica-institucional-organizacional, es decir, modificar la concepción de la profesión, en aspectos de cultura de la comunicación estratégica. Es un reto gigantesco, pero no dudo que en el Congreso Interoamericano de Relaciones Públicas (Confiarp) permitirá contestar la siguiente interrogante: ¿cómo paso del aula al campo de batalla del PR sin morir en el intento?

Para poder responder esa cuestión, hay que entender que una nueva sociedad está en desarrollo digital. El territorio de trabajo también es y será el ciberespacio y el tiempo virtual. A medida que el número de personas se vayan sumando a las redes sociales, se modificarán las formas de interacción; por consiguiente, es necesario que el PR conozca de investigación de públicos y audiencias para saber los hábitos de información. Aquí quiero hacer hincapié unas palabras del periodista mexicano Carlos Monsiváis sobre esta modernización digital: «(Internet) democratizó la vida social […] Internet es maravilloso, le está permitiendo a una generación crear estímulos, sus corrientes interpretativas y todo lo que se puede imaginar. Internet es el ágora y una oportunidad de sinceridad que no se había conocido».

Confiarp El Salvador tendrá una agenda de discusión teórica-práctica interesante. Desde abordar la situación de las relaciones públicos en entornos cambiantes por Juan Pablo Topalián; el uso del Big data en entornos corporativos, en palabras del argentino Juan José Larrea; Martiza Mosquera, detallará sobre el uso de móviles en las competencias profesionales del PR; y el rol de la academia en el mundo laboral de las Relaciones Públicas. Esta y otros espacios permitirán a estudiantes, profesionales y docentes a reformular el rol del PR.

En Confiarp El Salvador tendremos esa oportunidad de ver cómo las herramientas de Internet pueden integrarse a nuestra gestión profesional de marcas comerciales y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para que nuestras relaciones informativas sean precisas, con resultados efectivos en los KPIs y una vinculación armoniza con los públicos claves.

Kevin Eduardo Salazar Jefe-Editor