El Informe anual Influencer marketing en España de la agencia Human to Human(H2H) afirma que una de dos campañas publicitarias es una estafa, debido a que uno de cuatro seguidores del influenciador es falso, y que uno de cada cinco «me encanta» es comprado

Por Tu Espacio/ Agencias

El post de Instagram de la “falsa influencer” @almu_ripamonti en el que celebra que ha alcanzado los 100 mil seguidores. Todos fueron comprados por H2H, al igual que los comentarios y los likes. Un proyecto de investigación con gran aporte académico-laboral.

La conclusión más alarmante del Informe anual Influencer marketing en España 2018 es «12 de los 35 millones de euros invertidos no han tenido ningún retorno para los anunciantes, debido al fraude». Pese al hallazgo, el marketing de influencers no deja de crecer, apostando un crecimiento en el sector de belleza y moda. 

En 2018, ha supuesto un nuevo récord para la industria publicitaria con 35 millones de euros invertidos en campañas de influencers, un 400 por ciento más que en 2017. Para el 2019, se considera que el volumen incrementará a un 100 millones de euros. 

Para la ejecución metodológica, la agencia Human to Human  (H2H) analizó 350 perfiles de influenciadores españoles con su propia herramienta de análisis calidad: el H2H Engine. Los resultados no son positivos. Una media (27.47%) de esos seguidores de estos influencers no tienen ningún valor comercial para las marcas. Se tratan de cuentas fantasmas, perfiles integrados o falsos que suponen un incremento de volúmenes de fanáticos.

“En H2H tenemos una herramienta propia, el H2HEngine© que nos permite a través de un análisis de 9 parámetros identificar si una cuenta es un bot o una persona real. Así, podemos saber de cada influencer, qué porcentaje de Cuentas falsas tiene. Nunca trabajamos con influencers que superen el 8% de bots, para así asegurar el retorno de la inversión que la marca está haciendo. Es responsabilidad de las agencias realizar esta labor para nuestros clientes. Si estos influencers con seguidores falsos no son contratados, dejarán de comprar seguidores, y con el tiempo, las páginas que venden bots acabarán cerrando y podremos volver al punto de partida”, señala el estudio.

Además, un 20% de los «me encanta» o «me gusta»son comprados. Luis Díaz, CEO de H2H, afirmó a Reason Why que de los 350 influenciadores, 184 superan el 25% de fraude. “Sus cifras de audiencia están manipuladas, lo que arroja un dato revelador: en una de cada dos campañas con influencers, las marcas están siendo víctimas de un engaño”, puntualizó. 

El principal problema: El fraude

La realidad es que las marcas y las agencias siguen diseñando sus campañas con influenciadores tomando en cuenta solo dos variables: número de seguidores y de «me gusta». «Para Google trends, 
las búsquedas relacionadas con la compra de seguidores y likes se han multiplicado por cuatro en España en los últimos 12 meses. Cada vez es más fácil y más barato hacerlo”, aseguró Díaz.  El estudio concluye en los siguientes presupuestos: 

  • Consolidación de los microinfluencers
  • Consolidación, profesionalización y desarrollo de Instagram
  • Proliferación de los pods o grupos de crecimiento y apoyo
  • Profesionalización del sector y la formación
  • Belleza, Moda y Automoción en el podio

Pese a los hallazgos, el marketing con influencers funciona. “Este tipo de marketing, si se hace bien, puede llegar a ofrecer retornos de la inversión muy superiores a cualquier otro medio. Pero hay que poner en valor y trabajar con aquellos que han crecido orgánicamente sin cometer ninguna irregularidad. Es tarea de las agencias y marcas profesionalizar el marketing de influencers”, concluye Díaz