La diversidad sexual sigue en pie de lucha. Federico Alegría retrata, desde su portafolio profesional, la marcha LGBTI 2018 en El Salvador. El desfile ocurrió el 30 de junio del corriente, pero Tu Espacio invita a reflexionar sobre el derecho a las minorías a través de este ejercicio fotográfico.

Revisando la publicación del portal Human Rights brief, el 22 de marzo de 2017, en una audiencia de la Comisión Interoamericana de Derechos Humanos, se mapeó  los diversos problemas que enfrentan los miembros de la comunidad LGBTI en el país. Entre los cuales se destacaron: los crímenes por odio, acceso jurídico, investigaciones y los ataques a los defensores de los miembros de la misma.

«Tras un ataque a un miembro de la comunidad LGBTI, las personas transexuales tienen acceso limitado a la justicia, y el lamentable esfuerzo del gobierno de investigar estos ataques no resulta en muchas acciones penales. Porque los autores de estos delitos disfrutan de la impunidad, no se sienten impedidos de cometer tales crímenes de odio en el futuro», resalta el texto de Human Rights brief,

El Gobierno de El Salvador presentó el Decreto Ejecutivo No. 56, dirigido hacia la prevención de todas formas de discriminación de identidad y dirigido a proteger a la comunidad LGBTI. En 2015, los legisladores cambiaron el código penal para abordar los crímenes de odio.

El Salvador no reconoce el derecho de las personas transexuales a cambiar sus nombres y géneros en sus documentos nacionales de identidad. La negación del Gobierno viola el artículo 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Artículo 26

Todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley. A este respecto, la ley prohibirá toda discriminación y garantizará a todas las personas protección igual y efectiva contra cualquier discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social

El desfile de 2018 contó con 12 mil asistentes. La reunión comenzó en el redondel Masferrer, no sin que muchos capitalinos se molestaran por el cierre masivo de las calles. El desfile tuvo una ruta específica: movilizarse desde el punto de encuentro hasta La Plaza Libertad. Cerca de las 10:00 ya se observaba actividad, y el desfile arrancó a las 14:00, concluyendo en una fiesta a las 18:00 en el punto final del desfile.

El anhelado estado de igualdad y tolerancia es aún muy lejano en El Salvador, pero no cabe duda que tendremos que dar pasos agigantados para decirle no a la exclusión.