Por: Kevin Eduardo Salazar | 10 enero, 2019

El legado del Duque Blanco está lejos de extinguirse. Dueño de una carrera camaleónica que no conoció de límites ni ataduras. El músico británico dejó una marca tan notoria como indeleble.